Archivo de la categoría: Reivindicando

DÍA DEL BESO

Libro: Baluarte.

Libro: Baluarte.

Besos de cariño, besos tiernos, besos de amor.

Besos voluntarios, besos robados, besos forzados.

Un él y un ella. Dos ellas. Dos ellos.

Según la RAE, “besar” es:

1. tr. Tocar u oprimir con un movimiento de labios, a impulso del amor o del deseo o en señal de amistad o reverencia.

2. tr. Hacer el ademán propio del beso, sin llegar a tocar con los labios.

A diario nos besamos muchas veces con extrañas, conocidas y amadas. Si eres hombre, con desconocidos y conocidos no, que sois más de dar la mano y palmadita en la espalda. Vosotros sabréis por qué se os permite mantener un espacio personal mayor que a nosotras, que tenemos que estrecharnos en un juntar de caras con extraños y extrañas.

Por lo demás, a la gente amada a esa sí que hay que besarla. Estrecharla fuerte, besar y besar, cuanto más mejor. ¿Por qué? Beneficios físicos y psíquicos nos nombran muchos: fortalece las defensas, reduce el dolor, antidepresivo natural, mejoras cardiovasculares, previene problemas dentales, ejercita diferentes músculos, acelera el metabolismo, alarga la vida y… ¡mejora las alergias! Vamos, que es completo, completo. ¿O no?

Visto así no tiene efectos negativos. Ninguno. Todo son ventajas. Los inconvenientes sólo empiezan cuando acaba tu libertad personal.

Tú has de ser la que valore cuándo y cómo. Con quién. Da igual si repetimos, no es no. Da igual que seamos amigas, no es no. Si a ti te apetece pero a mi no, no es no. En la calle, en el super, en casa, solas, acompañados: NO ES NO. Para siempre y para tod@s.

no

El besar es la acción íntima más cercana. Es una barrera de nuestra intimidad, de nuestro cuerpo. Es el primer paso para construirnos una conciencia de los mismos, para ser capaces de escucharles, de escucharnos a nosotras mismas diciendo “no” y poder así decirlo en alto, claro y tan fuerte como sea necesario si no nos quieren escuchar. Nuestra intimidad es nuestra (personal e intransferible), y hemos de trabajarla en primera persona para evitar personas non- gratas. No lo aprendemos solas, no está en el ambiente. Se ha de trabajar, aprender y si hace falta desaprender para aprender bien otra vez. Este trabajo empieza ya desde niñas.

mothers-ken-heyman-3

Os dejamos links e ideas entresacadas de distintas webs que abordan ese momento infantil del beso y otras demostraciones de cariño. Cuando las peques dicen “NO” pero las mayores decimos “SÍ” apelando a la buena educación. ¿Es acaso, mal educado negarle a alguien un beso? Nosotras con nuestras edades no nos lo planteamos ni un segundo, ¿verdad? La respuesta correcta es “no, no nos lo planteamos”. Entonces, ¿por qué con las más pequeñas va a ser diferente? No ha de serlo si queremos que se respeten, si queremos que adquieran una autoestima adecuada que les permite anteponer sus deseos (“no quiero dar un beso”) a los ajenos (“dame un beso, no seas mala”) y extrapolar así esta actitud a todo su cuerpo.

NO ES NO.

Haz clic en el título del artículo, nosotras te llevamos.

POR FAVOR NO LE PIDAN BESOS A MIS HIJOS

LOS NIÑOS TIENEN DERECHO A NO DAR BESOS NI ABRAZOS SI NO QUIEREN HACERLO

EL CONTACTO FÍSICO AFECTIVO

Y SI LA CORTESÍA PONE EN PELIGRO A NUESTROS HIJOS

TEACHING KIDS CONSENT

ON PARENTING AND RAPE CULTURE

Anuncios

Marzo tiene NOMBRE DE MUJER: Clara Campoamor

Mirar hacia atrás y admirar las batallas de nuestras mujeres nos hace seguir adelante porque nos hace entender que los movimientos tienen sentido. Y gritamos otro nombre, otro nombre de mujer…CLARA CAMPOAMOR, porque la lucha de esta mujer en medio de resistencias y propagandas en su contra nos provoca admiraciòn y fuerza. Y queremos contar su historia…

Nace en Madrid el doce de febrero de 1888.

-MUJER TRABAJADORA… empieza su vida laboral en Correos y Telegrafos, profesora de adultos en el Ministerio de Instrucción Pública de taquigrafía y mecanografía, secretaria en el periódico “La Tribuna” y a partir de 1924, abogada. Como abogada destacamos que fue la PRIMERA MUJER que intervino ante el Tribunal Supremo y que desarrolló trabajos de jurisprudencia sobre los derechos de la situación jurídica de las mujeres en nuestro país.

-MUJER ACTIVISTA…en 1923 participa en un ciclo sobre Feminismo organizado por la Juventud Universitaria Femenina donde comienza a desarrollar su ideario sobre el derecho a la igualdad de las mujeres; en 1928 crea junto a compañeras de otros paises europeos la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas; en 1930 participa en la fundación de la Liga Femenina Española por la Paz;

-MUJER POLÍTICA…forma parte de la junta directiva del Ateneo de Madrid….Y REPUBLICANA        “¡República, República siempre!”

-MUJER ESCRITORA… tiene una sección en el diario “La Libertad” titulada “Mujeres de hoy” donde da a conocer la vida de mujeres. También escribiò en “La Tribuna”, “Nuevo Heraldo”, “El Sol” y “El Tiempo” y posteriormente publicó “El derecho de la mujer en España” (1936), “La situación jurídica de la mujer española” (1938), “Mi pecado mortal. El voto femenino y yo” y “La revolución vista por una republicana”.

Todo ello fue…y todo ello nos ayuda a entender sus MOVIMIENTOS más conocidos y más relevantes: os los mostramos.

Se presenta a las elecciones de 1931 para las Cortes Constituyentes de la Segunda República, obteniendo un escaño como diputada por Madrid.

Participa en la redacción de la Carta Magna republicana.
Se convierte en la PRIMERA MUJER en hablar en las Cortes. Y aquí empieza su lucha por el sufragio femenino en nuestro país. Comparte lucha con Victoria Kent, aunque resultò más un obstáculo que una compañera porque a la hora de votar, Victoria se opuso al derecho de las mujeres. Enfrentaron posturas en el debate, pero el discurso de Clara Campoamor terminó con su objetivo y el 1 de octubre de 1931 se aprobó el sufragio femenino por 161 votos a favor y 121 en contra. Lo apoyaron el Partido Socialista, con excepciones; la derecha y pequeños núcleos republicanos. Votaron en contra el propio grupo de Campoamor, los radicales socialistas y Acción Republicana.
–Puedes leer el Discurso de Clara Campoamor ante las Cortes el 1 de octubre de 1931 AQUÍ.

Así pues, en las elecciones de 1933, por el artículo 34 de la Constitución que equiparaba los derechos electorales de los ciudadanos de ambos sexos, mayores de 23 años, las mujeres ejercieron el sufragio.

Puede pensarse que con esta victoria personal y colectiva nuestra mujer del mes pudo seguir desarrollando su trabajo con normalidad. Pero no fue así. Como toda mujer luchadora, tuvo que seguir su camino a contracorriente y con más obstáculos, si cabía. En las elecciones del 33 ganò la derecha y la izquierda culpò a Clara Campoamor y no renovò su escaño. Abandonó el Partido Radical y quiso volver a Izquierda Republicana, pero le negaron el reingreso. Cuando ganó el Frente Popular, sin poder hacer nada a nivel político porque ya no le dejaban, utilizò el “arma” de la escritura: “Mi pecado mortal. El voto femenino y yo.”
De nada sirviò todo este proceso para su propia historia y tuvo que huir del país al estallar la guerra civil. Murió en Suiza en 1972.
Su final es triste pero no ha caído en el olvido ni para las mujeres ni para la sociedad.

“Creo que lo único que ha quedado de la República fue lo que hice yo: el voto femenino.”

Podeis saber más de Clara Campoamor, además de consultando su obra citada en este artículo, visionando la película de su vida, incluida en el listado de películas que publicamos en el blog el 21 de marzo: Películas para un día de lluvia (AQUÍ)
Así que, ya sabeís, si “llueve”…“Clara Campoamor. La mujer olvidada” de Laura Mañá. Para no dejat caer en el olvido a este icono universal de los derechos femeninos.

Películas para un día de lluvia

Parece ser que este va a ser un fin de semana poco primaveral, de los que apetece quedarte en casa con una manta en el sofá.

Nosotras os proponemos una lista de películas, algunas de ellas ya las habréis visto posiblemente, que tratan la situación de

la mujer en el mundo.

Seguro que hay alguna para ti.
  1. Violeta se fue a los cielos, de Andrés Wood
  2. Criadas y señoras, de Tate Taylor
  3. Las flores de la guerra, de Zhang Yimou
  4. Rebelle, de Kim Nguyen
  5. La voz dormida, de Benito Zambrano
  6. De tu ventana a la mía, de Paula Ortiz
  7. Las 13 rosas, de Emilio Martínez-Lázaro
  8. Sylvia, de Christine Jeffs
  9. Katmandú, un espejo en el cielo, de Icíar Bollaín
  10. El patio de mi cárcel, de Belén Macías
  11. Reza para que el diablo regrese al infierno, de Gini Reticker
  12. El color púrpura, de Steven Spielberg
  13. Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín
  14. ¿Y ahora adónde vamos?, de Nadine Labaki
  15. Brave, de Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell
  16. Mujercitas, de Gillian Armstrong
  17. Las horas, de Stephen Daldry
  18. Visión. La historia de Hildegard Von Bingen, de Margarethe von Trotta
  19. Hanna Arendt, de Margarethe von Trotta
  20. Ni Dios, ni patrón, ni marido, de Laura Mañá
  21. Pago justo, de Nigel Cole
  22. Agua, de Dīpa Mehta
  23. Las mujeres de verdad tienen curvas, de Patricia Cardoso
  24. Arráncame la vida, de Roberto Sneider
  25. El Cairo 678, de Mohamed Diab
  26. Yermas,  de Teresa Mora
  27. Women without men, de Shirin Neshat
  28. 4 meses, 3 semanas, 2 días, de Cristian Mungiu
  29. En tierra de hombres, de Niki Caro
  30. Mi vida sin mí, de Isabel Coixet
  31. Grbavica (El secreto de Esma), de Jasmila Zbanic
  32. Ágora, de Alejandro Amenábar
  33. Flor del desierto, de Sherry Hormann
  34. María, llena eres de gracia, de Joshua Marston
  35. Persépolis, de Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud
  36. Las maestras de la república, de Pilar Pérez Solano
  37. Pan y rosas, de Ken Loach
  38. Desde que no estás, de Rossella M. Bergamaschi
  39. La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour
  40. Buda explotó por vergüenza, de Hana Makhmalbaf
  41. Manzanas, pollos y quimeras, de Inés París
  42. Quiero ser como Beckham, de Gurinder Chadha
  43. Madame Brouette, de Moussa Sene Absa
  44. Las hermanas de la Magdalena, de Peter Mullan 
  45. Backyard: El traspatio, de Carlos Carrera
  46. Monsterde Patty Jenkins
  47. La madrede Vsévolod Pudovkin
  48. La sonrisa de Mona Lisade Mike Newell
  49. Clara Campoamor, la mujer olvidadade Laura Mañá
  50. Planes para mañanade Juana Macías
  51. Piedras, de Ramón Salazar
  52. Erin Brockovichde Steven Soderbergh
  53. Gorilas en la nieblade Michael Apted
  54. Verónica Guerinde Joel Schumacher
  55. Frida, naturaleza vivade Paul Leduc
  56. La flor del malde Peter Kosminsky
  57. Los soldados de Sari, de Julie Bridgham
  58. Moolaadéde Ousmane Sembene
  59. A las cinco de la tarde, de Samira Makhmalbaf
  60. Coco avant Chanel, de Anne Fontaine
  61. La guerra contra las mujeres, de Hernán Zin
  62. Evelyn, de Isabel de Ocampo
  63. Lola, de Brillante Mendoza
  64. Mujeres en pie de guerra, de Susana Koska
  65. Wendy and Lucy, de Kelly Reichardt
  66. Mi brillante carrera, de Gillian Armstrong
  67. Mujeres de El Cairo, de Yousry Nasrallah
  68. Rosa Luxemburgo, de Margarethe von Trotta
  69. ¡Cuidado, resbala!, de María Camacho Gómez, Montserrat Clos Fabuel, Mercedes Cordero Suárez, Vanessa Gómez Martínez, Leonor Jiménez Moreno y Carolina Suarez Rasmussen
  70. Danzón, de María Novaro

Vía United Explanations

8 de marzo. Manifiesto.

8 DE MARZO. DÍA MUNDIAL DE LA MUJER.

El día 8 de marzo se celebra el día de la mujer. Pero nosotras nos preguntamos ¿qué hemos de celebrar? Durante años, y más últimamente, nos han dicho que YA éramos iguales, que lo habíamos conseguido, que el feminismo y su lucha por la equiparación de derechos ya no eran necesarios, que los extremos no nos llevarían a nada. Bien, pues esto…¡¡NO ES CIERTO!!
La filósofa española Amelia Valcárcel nos afirma que: “La feminización de la pobreza es un hecho. La falta de oportunidades de empleo acordes con la formación, otro. El acoso y, cuando cabe, la violencia, otro más. Todo ello para un colectivo cuyo único defecto visible parece ser el no haber tenido la previsión de nacer con otro sexo”.

No es cierto que nos traten igual que a los hombres: las mujeres asesinadas son más día a día (más de 560 asesinatos desde 2010), las cifras en femenino de violencia sexual son angustiosas (1 mujer es agredida cada hora en España), la educación vetada a niñas sólo por serlo (todavía 533 millones de niñas son analfabetas por motivos sexistas, el número de niños es muchísimo menor), los trabajos en el hogar siguen sin ser reconocidos ni agradecidos más bien impuestos a la mujer (el hogar y la familia continúan recayendo en mujeres: la equidad no es ni total ni real), la violencia obstétrica (abuso de medicalización en los partos, aumento del número de cesáreas, apropiación de los derechos reproductivos de las mujeres, pérdida de autonomía de la mujer y de intimidad…), el papel de cuidadoras de personas enfermas recientemente empeorado por el cambio en la ley de dependencia (el perfil de persona cuidadora sigue siendo una mujer de entre 40 y 60 años)… esto en términos generales. Si hablamos del ámbito laboral nos encontramos con datos reveladores de la actual situación de la mujer:
– según la UE, la diferencia salarial en España es del 24% entre hombres y mujeres y en Aragón del 30%, nos superamos. Sólo por ser mujer trabajas gratis más de 60 días al año. Somos, además, uno de los pocos países europeos en el que esta brecha de diferencia sigue aumentando.
– el techo de cristal, esa barrera que parece que no está pero nos frena. En España a pesar de que las mujeres tituladas en la universidad supera con creces al número de hombres, sólo representamos el 10% de los cargos en los consejos de dirección de grandes empresas.
– las mujeres con descendencia o en edad de tenerla se encuentran con grandes dificultades para incorporarse o mantenerse en el mercado laboral. Estas mujeres son desprestigiadas y atacadas públicamente por asociaciones empresariales que nos dicen que somos “un problema”. “Porque como se quede embarazada, nos quedamos con el problema” nos dicen los empresarios.
– estadísticamente, somos las mujeres las que aceptamos peores trabajos peor remunerados y en peores condiciones laborales.
– Somos también nosotras las que sufrimos acosos en los centros de trabajo, a las que nos despiden si alzamos la voz.

Repito pues, ¿Qué hemos de celebrar? No hemos de celebrar NADA. Tenemos que juntas, con vosotros también porque os necesitamos en esto, luchar, LUCHAR y LUCHAR. Seguir alzando la voz, que nos oigan aunque se tapen los oídos.
Que todas las mujeres que han sido de una u otra forma violentadas y maltratadas por esta sociedad machista y patriarcal a lo largo de los tiempos; por sus guerras, por sus huelgas, por sus sueños..que eso no quede en nada.
Porque ellas, nuestras nietas, no tengan que enfrentarse a más días de trabajo gratis, ni amenazas, ni despidos, ni ataques gratuitos, etc. sólo por ser lo que somos: por ser mujeres.
Para concluir este manifiesto e invitaros a reflexionar, os dejamos esta cita de Shirin Ebadi, abogada y activista iraní.
“Las mujeres constituyen la mitad de la población en todos los países. Apartar a las mujeres y excluirlas de la participación en la vida política, social, económica y cultural significaría, de hecho, tanto como privar a la población de cualquier comunidad de la mitad de sus capacidades”.

8 de marzo: clases de historia.

¿Y no hay día del hombre? ¿No tenéis ya Santa Águeda? ¿Entonces, ese día, no fregáis los platos? ¿Qué más queréis? ¿No sois un poco extremistas?… y así hasta completar la lista de tonterías varias que nos hemos tenido que escuchar con motivo de este día.

Si no sabes lo que pasó, no sabes por qué mañana nos vamos a concentrar, no sabes qué hemos de reivindicar, dudas… o lo tienes claro pero quieres saber más, este post es para ti.

Mañana a las 11.30 en la Pza. de España no encontraremos. ¡Nos vemos!

El día 8 de marzo se celebra el DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER, antes DÍA DE LA MUJER TRABAJADORA. No es una fecha festiva, es uun aniversario de un suceso que marcó un antes y un después en legislación laboral, derechos y concepciones.

Os dejamos unos retazos de la Historia, esa que se escribe con mayúsculas y que no hay que olvidar para no condenarnos a repetirla.

Vía http://www.mundoclay.com

La conmemoración del Día de la Mujer es nacida de una historia sangrienta…en donde el abuso, la explotación y la impunidad causó la muerte de 146 mujeres, algunas quemadas y otras muertas en la banqueta porque se arrojaron ante el temor de las llamas…no fue gracias a las mujeres bonitas, amables, de bien y sobre todo de buena familia, sexis o acomodadas, lo lograron las revolucionarias, las indecentes, las no religiosas furibundas, las indignadas, las migrantes y de baja escala social…las que pedían mayor equidad en la vida conyugal y en la productividad…

Incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York.

triangle-shirtwaist-factory

El incendio de la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York el 25 de marzo de 1911 es el desastre industrial más mortífero en la historia de la ciudad de Nueva York y el cuarto en el número de muertes de un accidente industrial en la historia de los Estados Unidos.

El fuego causó la muerte de 146 trabajadoras textiles que murieron por quemaduras provocadas por el fuego, la inhalación de humo, o por derrumbes (y suicidio).

La mayoría de las víctimas eran jóvenes mujeres inmigrantes de origen judío e italiano de entre dieciséis y veintitrés años de edad. La víctima de más edad tenía 48 años y la más joven 14 años.

La tragedia se debió a la imposibilidad de salir del edificio incendiado y en llamas ya que los responsables de la fábrica de camisas habían cerrado todas las puertas de las escaleras y salidas, una práctica común para evitar robos y altercados.

Muchas de las trabajadoras que no pudieron escapar del edificio en llamas saltaron desde los pisos octavo, noveno y décimo a las calles.

El desastre en la fábrica textil de Triangle Shitwaist obligó a importantes cambios legislativos en las normas de seguridad y salud laborales e industriales y fue el detonante de la creación del importante Sindicato internacional de mujeres trabajadoras textiles (International Ladies’ Garment Workers’ Union) que lucha por mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras textiles.

El incendio ha marcado la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, después Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo.

El 8 de marzo de 2011 se celebró el centenario del Día Internacional de la Mujer y el 25 de marzo de 2011 se cumplía el centenario del desastre de la fábrica textil Triangle Shirwaist.

Año 1909 y 1910 – Proclamación del día internacional de la Mujer Trabajadora

El 28 de febrero de 1909 se celebró por primera vez en Estados Unidos el Día de las mujeres socialistas tras una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos.

En agosto de 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de la socialista alemana Luise Zietz, se aprobó la resolución propuesta por Clara Zetkin proclamando el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés (Finlandia). El objetivo era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio para las mujeres.

Año 1911 – Primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se celebró por primera vez el 19 de marzo en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Años 1913 y 1914 – Día Internacional del Mujer antes de la Primera Guerra Mundial.

En 1913, en el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres de Rusia celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de dicho año.

En 1914 en Alemania, Suecia y Rusia se conmemora por primera vez, de manera oficial, el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo. 

En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo para protestar por la guerra y para solidarizarse con las demás mujeres.

Años 1922 a 1975 – Institucionalización del Día Internacional de la Mujer.

Después de la revolución de octubre, la feminista Alexandra Kollontai (que desde su nombramiento como Comisaria del Pueblo para la Asistencia Pública logró el voto para la mujer, que fuera legal el divorcio y el aborto) consiguió que el 8 de marzo se considerase fiesta oficial en la Unión Soviética, aunque laborable.

El 8 de mayo de 1965 por decreto del USSR Presidium del Sóviet Supremo de la Unión Soviética de la URSS se declaró no laborable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Desde su aprobación oficial por la Unión Soviética tras la Revolución rusa de 1917 la fiesta comenzó a celebrarse en otros muchos países. En China se celebra desde 1922, en España se celebró por primera vez en 1936.

En 1975 la ONU comenzó a celebrar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. 

En diciembre de 1977, dos años más tarde, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Esta adhesión de la ONU llevó a varios países a oficializar este día dentro de sus calendarios.

Año 2011 – Centenario del Día Internacional de la Mujer

En el año 2011 se celebró el Centenario del Día Internacional de la Mujer. También comenzó a operar la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer, también conocida como ONU Mujeres

El Día Internacional de la Mujer ha adquirido a lo largo del siglo XX una dimensión mundial para las mujeres del mundo. El movimiento internacional en defensa de los derechos de la mujer es creciente y es reforzado por la Organización de Naciones Unidas que ha celebrado cuatro conferencias mundiales sobre la mujer y ha contribuido a que la conmemoración del Día Internacional de la Mujer sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica.